«Aunque ande en el valle de sombra y de muerte». Un llamado del Pastor Roger Ruiz

Existe un camino milenario que ha dejado de ser transitado: El camino entre Jerusalén y Jericó. Hoy existe una carretera, sin embargo, para ir a Jericó por miles de años se utilizó el sendero descendente por el desierto de Judá. Jerusalén se encuentra a 754 metros sobre el nivel del mar, Jericó está a 258 metros bajo el nivel del mar.

Es un camino solitario, entre las angosturas de los desfiladeros y, en aquellos tiempos, muy peligroso. Fue allí donde el hombre auxiliado por el buen samaritano fue asaltado y golpeado por los ladrones. Por ese camino descendió David hacia Ein-gedi al ser perseguido por Saúl, y por allí descendió nuevamente al huir de su propio hijo Absalón.

Cuando estuve allí, el guía me dijo que a ese camino se la ha llamado el valle de sombra y de muerte… y parece serlo. Sólo me imagino lo que David sintió al estar en alguna cueva escondido mientras dijo: Aunque ande en valle de sombra y de muerte, no temeré mal alguno porque tú estarás conmigo. David escribió el Salmo 23 en una circunstancia de peligro mortal. Probablemente perseguido.

            Hoy, nuestro mundo parece atravesar este valle. Tenemos que estar en casa resguardados. Si por necesidad salimos, nos enfrentamos a un enemigo que acecha. Parecemos estar en medio del camino pedregoso, solitario, oscuro y peligroso. Sí, tenemos que hacer nuestra parte y tomar medidas para evitar la enfermedad.

            Pero si en estos días la metáfora del valle de sombra y de muerte no solo implica el temor al contagio. Si nuestra experiencia personal nos deprime y acosa. Si nos sentimos encerrados y acechados por dudas y temores… las palabras de David pueden ser nuestras: Tú estarás conmigo. Sí, Dios está contigo. David añadió: El bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida. En el idioma original de los Salmos dice: El bien y la misericordia me perseguirán todos los días de mi vida!

            Así que, si hoy pasas por la experiencia más dura de tu vida y te sientes en el valle de sombra y de muerte, si sientes que estás perseguido y temes incluso morir. Recuerda: Jesús está contigo y te persigue con intenso amor para mostrarte el bien y la misericordia de Jehová.

Pastor Roger Ruiz, Montreal, Canadá