• +(506) 2436-3300
  • teologia@unadeca.net
  • UNADECA
Atentos a su Palabra
INTERROGANTE: ¿A QUÉ CLASE DE PERSONAJE NOS PARECEMOS EN LA PARÁBOLA?

INTERROGANTE: ¿A QUÉ CLASE DE PERSONAJE NOS PARECEMOS EN LA PARÁBOLA?

LEAMOS HOY 21 DE JUNIO LUCAS 10.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “¿Cuál de estos tres piensas que demostró ser el prójimo del que cayó en manos de los ladrones? El que se compadeció de él —contestó el experto en la ley. —Anda entonces y haz tú lo mismo —concluyó Jesús.”

LUCAS 10:36-37

COMENTARIOS HISTÓRICO DE LUCAS 10.-

En la primera sección del capítulo, se señala que Jesús envió a un segundo grupo compuesto de setenta personas para preparar algunas ciudades que Él visitaría más tarde, y para preparar el corazón de los oyentes para que acepten a Cristo como el Salvador del mundo. En la segunda sección, Jesús narra la parábola del buen samaritano, para enseñar en forma inobjetable al doctor en la ley, y a todas las generaciones, la atención que se debe brindar al prójimo indistintamente provenga  de otra nación, religión, sexo, raza, nivel académico o social. Analicemos la conducta de los tres personajes: FILOSOFÍA DEL LADRÓN.- El ladrón argumenta: “Lo mío es mío, lo tuyo también es mío, y lo tomo aunque sea a la fuerza”. FILOSOFÍA DEL SACERDOTE Y LEVITA.- Estos personajes dicen: “Lo mío es mío, lo tuyo es tuyo, si pierdes lo tuyo, no te comparto lo mío”. FILOSOFÍA DEL BUEN SAMARITANO.- Este buen hombre dice: “Lo tuyo es tuyo, lo mío también es tuyo, y te lo comparte en tus necesidades”.

CITA SELECTA.-

“Después de terminar la historia, Jesús fijó sus ojos en el doctor de la ley, con una mirada que parecía leer su alma, y dijo: “¿Quién, pues, de estos tres te parece que fue el prójimo de aquel que cayó en manos de los ladrones?” El doctor de la ley no quiso tomar, ni aun ahora, el nombre del samaritano en sus labios, y contestó: “El que usó con él de misericordia.” Jesús dijo: “Ve, y haz tú lo mismo.” Así la pregunta: “¿Quién es mi prójimo?” está para siempre contestada. Cristo demostró que nuestro prójimo no es meramente quien pertenece a la misma iglesia o fe que nosotros. No tiene que ver con distinción de raza, color o clase. Nuestro prójimo es toda persona que necesita nuestra ayuda. Nuestro prójimo es toda alma que está herida y magullada por el adversario. Nuestro prójimo es todo aquel que pertenece a Dios.”

(DTG 464).

ORACIÓN:

DIOS DE OMNIPOTENTE. TE PEDIMOS PERDÓN POR HABER SIDO INDIFERENTES A LAS NECESIDADES DE NUESTROS PRÓJIMOS. TE PEDIMOS QUE ENTERNEZCAS NUESTRO SER PARA COLABORAR CON NUESTROS HABILIDADES, RECURSOS Y TIEMPO, PARA AYUDAR A LOS NECESITADOS. POR JESÚS, AMÉN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *